Pintura en Paredes

La pintura es un material económico, fácil de aplicar y con enormes posibilidades decorativas. Con pintura se puede renovar el aspecto y la decoración de un ambiente sin hacer grandes reformas y sin gastar mucho dinero. Las opciones van desde una pintura lisa (un color por habitación o en combinación de dos o más colores en distintas paredes) hasta las diversas técnicas de efectos decorativos (pátina, esponjeado, trapeado, etc.).

La pintura lisa aporta un acabado limpio a la decoración siempre que el color o los colores elegidos sean los correctos. Existen en el mercado una enorme cantidad de calidades y tipos de pintura, además de una variedad infinita de colores a elección. Por eso es importante detenernos a repasar las claves para una buena elección.

Los dos factores a tener en cuenta al momento de elegir la pintura son: el tipo y el color.

Qué Pintura Elegir

La elección del tipo de pintura que utilizaremos dependerá del uso que vayamos a dar al ambiente y del acabado que queramos lograr. Algunas paredes en contacto con chicos, por ejemplo, más proclives a ensuciarse, necesitan un tipo de pintura de fácil limpieza. Por eso es importante conocer todas las variantes.

Antes de seguir con los tipos de pintura, es importante aclarar que conviene siempre elegir pinturas de calidad, aunque sean más caras. Las pinturas de calidad tiene un mayor poder cubritivo, lo que permite ahorrar en manos de pintura -menor tiempo de aplicación- y en pintura. Además, las pinturas de calidad garantizan siempre un color uniforme y una mayor perdurabilidad en el tiempo.

Tipos de pintura

Existen dos grupos básicos de pintura:

› Pinturas al Agua (Látex)
› Pinturas al Aceite (Esmaltes).

Por su parte, estas pinturas se pueden dividir según el tipo de acabado:

› Satinado (con poco brillo o brillo intermedio)
› Mate (sin brillo)
› Brillante

› Pinturas satinadas

Las pinturas satinadas poseen una terminación más sedosa, agradable a la vista y al tacto, y son fácilmente lavables, aunque más costosas que el resto. Tanto las pinturas al agua (látex) como al aceite (esmaltes) vienen con acabado satinado.

Las pinturas al agua satinadas son ideales para paredes, mientras que los esmaltes se utilizan para aberturas, maderas y metales.

Si nos gusta la terminación del satinado, es necesario saber que las pinturas satinadas son propensas a marcar todas las imperfecciones de la pared, por eso se recomienda una preparación minuciosa de las paredes y una aplicación por mano de obra calificada, además se aconseja solamente en paredes nuevas o en muy buen estado. También hay que tener en cuenta que son de rápido secado, por lo que se debe evitar su aplicación en días de mucho calor o humedad.

› Pinturas mate

Las pinturas látex y los esmaltes también vienen en acabado mate. El látex mate es el más utilizado en paredes, revoques y yeso. Es más económico, disimula mejor las imperfecciones (ideal para paredes viejas e irregulares) y requiere una menor preparación de la pared. La contra es que no es tan lavable como la pintura satinada.

Los esmaltes mate se utilizan sólo en aberturas, madera y metales. Son menos resistentes al roce y al lavado que los acabados satinado y brillante.

› Pinturas brillantes

Las pinturas brillantes siempre son al aceite y no se usan en paredes, sino en aberturas, maderas y metales. Excepcionalmente se las utiliza para paredes en lugares públicos, colegios, hospitales, etc. Son resistentes, totalmente lavables pero poco decorativas.

Variantes de los tipos de pintura y otra información adicional
En los apartados anteriores analizamos los tipos básicos de pintura. Pero existen algunas variantes, así como información adicional que repasaremos brevemente a continuación.

  El látex ofrece 3 variedades: interior, exterior y para cielo rasos. El látex de exterior posee una base de polímeros acrílicos que le da elasticidad, resistencia, gran adherencia y ciertas condiciones hidrófugas, características convenientes para resistir la intemperie. Se puede aplicar tanto en revoques como hormigones de exterior.

• El látex para cielo rasos se caracteriza por dejar una superficie porosa que evita la condensación superficial desfavoreciendo el desarrollo de hongos. Se puede utilizar en cualquier cielo raso, especialmente en baños.

• Otra variedad de pintura que no hemos nombrado son los barnices, aunque se consideran más una protección que una pintura. Se diluyen en aguarrás y son transparentes. Existen en variedades brillante, semimate y mate, siendo los brillantes los más resistentes. Se utilizan para protección de superficies, especialmente maderas. Algunos son aptos para exterior.

• Los azulejos, cerámicas o cualquier superficie brillosa se pinta con una pintura especial formulada en base a resinas y parafinas. Se compra en las pinturerías como cualquier pintura, pero se debe prestar especial atención a las indicaciones del fabricante.

• Las maderas se pintan con pinturas al aceite (esmaltes), que también se pueden conseguir en infinidad de colores, incluso en el mismo color exacto de la pintura látex de pared.

• Con respecto a los esmaltes hay que recordar que en colores pálidos, y principalmente el blanco, tienden a amarillear con el tiempo, algo que no ocurre con el látex.

• Como dato último tenga en cuenta que las pinturas al agua se diluyen y limpian con agua, mientras que las pinturas al aceite se diluyen y limpian con aguarrás.

Elegir el Color; Algunas Ideas de

Decoración

El color es un factor fundamental en la decoración de ambientes. Por eso es importante hacer una buena elección. Para ello se deben tener en cuenta puntos claves como: las dimensiones de la habitación, la altura de los techos, el color y estilo de los muebles, el color de las habitaciones contiguas, etc.

• Los colores claros, preferentemente el blanco, aportan claridad en habitaciones pequeñas o con poca luz. Para agrandar visualmente estos ambientes la mejor opción son los colores claros.

• Los amarillos y los ocres generan luminosidad.

• Los colores fríos, verdes y azules, tienen efecto sedante. Estos colores son los indicados para zonas de descanso, dormitorios y escritorios. Elija preferentemente los tonos suaves.

• Los rojos y naranjas son tonalidades más osadas y se pueden utilizar en ambientes grandes o en una sola pared como detalle. Estos colores van muy bien con la madera. Si le parece muy osado todo en rojo, pruebe pintar zócalos y aberturas en color blanco, teniendo en cuenta que los colores oscuros se suavizan pintando en color claro los marcos, aberturas y zócalos.

• También existe el blanco roto: blanco con algunas gotas de color apenas perceptible. Se usa como alternativa al blanco, agregando un adicional de calidez que no logra el blanco puro. Este efecto se refuerza si se pintan el techo y las paredes en el mismo color.

  Si se pintan ambientes contiguos con colores diferentes, entonces se debe tener en cuenta guardar una relación de armonía entre ambos colores.

• Al usar dos colores diferentes en diferentes paredes se pueden lograr resultados interesantes: generar amplitud, achicar visualmente un espacio o destacar un objeto o rincón. Pruebe destacar la pared donde apoya la cabecera de la cama colocando un color más intenso al del resto de la habitación o pintar las paredes enfrentadas de un pasillo en diferentes colores.

• Para que un techo bajo parezca más alto se debe pintar de un tono o color más claro que las paredes (preferentemente blanco). En cambio para acercarlo se debe pintar del mismo color que las paredes. Rara vez conviene destacar el techo, pero si así lo desea se puede pintar de un color distinto al de las paredes.

• Los muebles pintados del mismo color que la paredes los integra al ambiente y hace que ocupen menos espacio visual. Por el contrario, para dar más presencia a los muebles dentro de la decoración, estos deben ser de colores o tonos diferentes al de la pared.

• La mejor elección para zócalos es utilizar el mismo color de la pared.

• No se aconseja pintar las paredes de un pasillo con tonos oscuros, ya que se achicará visualmente el espacio.

Consejos de Pintura

Antes de empezar, asegúrese de si el color es el adecuado

Para evitar errores que puedan costar tiempo, dinero o un trabajo a disgusto, es importante estar seguro del color antes de empezar a pintar. Algunos colores por ejemplo pueden verse en la pared más brillantes que en los catálogos; otros pueden parecer más sombríos.

Para ello se debe realizar una pequeña prueba en la pared, antes de comprar la cantidad final de pintura. Se pinta una superficie de un metro cuadrado y se la observa en diferentes momentos del día: durante la primera parte del día con luz natural y por la noche con luz artificial. Si hay paredes donde la luz impacta de diferente manera, entonces es importante hacer una muestra de pintura en cada pared.

Si en una misma habitación se van a combinar colores, es importante ponerlos juntos en la prueba para ver como afectan entre sí. Algunos colores hacen que los compañeros parezcan más fuertes o más pálidos de lo que son en realidad. No empiece hasta no estar seguro del color.

Preparar la pared

Para obtener una buena terminación es indispensable que la pared a pintar esté seca y libre de sustancias que impidan la óptima adherencia y el secado de la pintura (grasa, óxido, aceite, etc.). También debe eliminarse la pintura vieja que pueda descascararse.

Con una buena preparación permitirá incrementar la porosidad de la superficie logrando que la pintura tenga más adherencia y duración, y también nivelar la pared de imperfecciones.

Si va a pintar una pared nueva tenga en cuenta que los revoques de las paredes nuevas poseen un alto grado de alcalinidad que ataca la pintura. Para evitarlo se debe dejar pasar un tiempo de secado antes de pintar la pared, en un proceso natural que se llama proceso de curado. Este proceso requiere, normalmente, un tiempo de seis meses para las superficies exteriores y de un año para superficies interiores, si se desea aplicar pinturas o esmaltes sintéticos. En caso de utilizar pinturas al látex para terminación, los tiempos son de un mes para exteriores y de tres meses para interiores.

Si no se puede esperar estos plazos para pintar un revoque recién hecho, es posible acelerar este proceso lavando la superficie con una parte de ácido clorhídrico (muriático) diluido en 10 partes de agua y luego enjuagar con abundante agua. Dejar secar antes de aplicar la pintura.

En el caso de enlucidos de yeso, deberán transcurrir 45 días desde su terminación hasta recibir pintura.

Empezar a pintar

Si además de la pintura usted está haciendo otros trabajos de obra, recuerde que la pintura debe ser el último trabajo de obra que se realice durante una reforma. De lo contrario, el polvo de otros trabajos pueden adherirse a la pintura. Cuando ya hemos preparado la pared y comenzamos a pintar se debe tener en cuenta, siempre, aplicar una base de sellador. Con el sellador se obtiene una mayor adherencia y absorción pareja de la pintura que a su vez permite un mayor ahorro de los tiempos de pintado y de la pintura misma. Según que pintura se utilice hay selladores al agua y al aceite.

Una vez aplicado el sellador conviene seguir un patrón: 1) cielo raso, 2) paredes -una a la vez-, 3) puertas, 4) ventanas y 5) zócalos.

Rodillos y pinceles

Los rodillos se suelen utilizar en áreas grandes como paredes o techos. Los pinceles se utilizan para los bordes, las aberturas y los detalles.

Existen varios tipos de rodillos y pinceles. El tamaño del pincel o rodillo se elige según el área a pintar. El tipo de pincel o rodillo depende del tipo de pintura que se vaya a utilizar. Infórmese con el vendedor para saber cual es la opción indicada de acuerdo a la pintura que eligió.

Por ejemplo, los rodillos de pelo pequeño (sintético o natural) son indicados para pinturas al látex y acrílicas, los de goma espuma para esmaltes y barnices, y los de goma espuma rígida o de goma son indicados para dar efecto de textura. Hay pinceles para pinturas a base de solvente, como los esmaltes, sintéticos y barnices, y pinceles para pinturas a base de agua, látex y acrílicos.

Después de pintar

Si desea guardar la pintura que sobró, hágalo en un lugar cubierto, siempre en posición vertical, y evitando frecuentes movimientos. Las latas deben estar bien tapadas o selladas para evitar que las pinturas que fueron guardadas por mucho tiempo formen una película como resultado de la acción del aire. Al guardar esmaltes o barnices, se recomienda colocar sobre la superficie de la pintura un poco de aguarrás para impedir el contacto directo con el aire que pueda ingresar en el envase.

No arroje pintura por la rejilla ni otros cursos de agua.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: